El cambulloneo era una profesión del siglo XIX en Canarias. Los cambulloneros hacían trueques de productos en los barcos extranjeros que visitaban los puertos canarios de mercancías. De esta manera, los barcos obtenían productos de la tierra y a cambio ofrecían productos diversos: alimentos, herramientas. Incluso penicilina traída de Argentina, que fue de mucha ayuda